CORPORACIÓN ALIMENTARIA PEÑASANTA S.A.

En CAPSA FOOD tenemos como propósito, dar futuro al socio ganadero, ofreciendo productos naturales y servicios que mejoren la salud y la calidad de vida de las personas, en un entorno sostenible.
¿Quieres ponerte en contacto con este establecimiento?
Sierra de Granda s/n Granda 33199
CORPORACIÓN ALIMENTARIA PEÑASANTA S.A. se compromete a poner en marcha acciones ambiciosas dirigidas a frenar la emergencia climática y la reducción de sus emisiones de CO2, con el objetivo de contribuir así a la descarbonización de la economía y al cumplimiento del Acuerdo de París.

Historias #PorElClima de CORPORACIÓN ALIMENTARIA PEÑASANTA S.A.

CORPORACIÓN ALIMENTARIA PEÑASANTA S.A. realiza las siguientes acciones #PorElClima:

Implementar medidas de reducción del consumo de agua en los procesos productivos

En Europa se utilzan aproximadamente 284.000 millones de m3 de agua, de los cuales, un 40% son consumidos por las actividades industriales (incluidos los usos agrarios). Es fundamental incluir medidas de reducción del consumo y las emisiones de CO2 generadas por la captación, producción, distribución y depuración del agua.

Instalar sistemas de segregación y reutilización de aguas

La reutilización de las aguas residuales genera un menor consumo, la reducción de las emisiones de CO2 y, además, la reducción de los costes asociados. También reducirá el impacto ambiental por los vertidos de las aguas residuales.

Establecer sistemas de recogida selectiva de la materia orgánica

La recogida selectiva en origen es considerablemente menos costosa en términos energéticos que en destino y además los productos a valorar serán de mayor calidad al no estar contaminados por otros residuos.

 

Separar y reciclar los residuos

Por cada tonelada reciclada de envases ligeros se evita la emisión de dos toneladas de CO2 o por cada kilo de papel y cartón reciclado se evita la emisión de casi un kilo de CO2. Por ejemplo, fabricar una lata con materiales reciclados ahorra un 95% de energía frente a crear una lata con materias primas nuevas.

 

Establecer sistemas de ecodiseño para minimizar el uso de recursos y optimizar el reciclaje

La implementación del ecodiseño a los productos y los servicios va a permitir reducir desde su concepción el consumo de recursos y, por tanto, las emisiones asociadas a los mismos. También permiten reducir las emisiones de los productos en su fase de uso.

Minimizar el uso de materias primas y productos

La reducción de materiales en la producción es una estrategia atractiva para reducir los costes pero también para reducir las emisiones de CO2 asociadas a la extracción, producción y logística de las materias primas o los productos que no se utilizan.

Reutilizar residuos de los procesos productivos

La reutilización de los residuos de proceso como nuevas materias primas permitirá transformar el coste de su gestión en beneficios para el sistema.

 

Mejorar la eficiencia energética de los procesos por encima del 10%

Entre un 25% y un 50% de los costes de las instalaciones industriales se deben al consumo de energía de los procesos industriales. La puesta en marcha de estrategias de eficiencia energética implementando planes de auditorías, el cambio de tecnologías, la automatización de las operaciones y los cambios en el comportamiento de los usuarios y los trabajadores permiten reducir el consumo y los costes así como generar políticas de reducción de emisiones o bajas en carbono.

Contratar electricidad procedente de fuentes renovables

Es posible contratar comercializadoras que solo compran energía en el mercado eléctrico que haya sido generada en centrales de producción con fuentes de energía renovable. La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) otorga el certificado de origen renovable a estas centrales.

Instalar interruptores para zonificar la iluminación

Colocando cada 15 m 2  interruptores que permitan la iluminación de manera zonificada, en vez de en toda la superficie de la oficina, podemos reducir el consumo eléctrico y disminuir las emisiones de CO2 al ajustar las necesidades de luz al espacio utilizado.

Instalar sistemas de generación de energía renovable para la producción de electricidad

El potencial de las energías renovables en España es amplísimo y muy superior a la demanda energética nacional y a los recursos energéticos de origen fósil existentes. Además, las energías renovables producen energía con cero emisiones de CO2 y no se agotan cuando las consumimos, ya que se renuevan de forma natural.

Optimizar los sistemas de logística

Con tecnologías GPS que incluyen aplicaciones informáticas se pueden calcular modelos matemáticos de optimización de rutas que tienen en cuenta una serie de restricciones intrínsecas al proceso logístico como la disponibilidad de la flota.

Promover e incentivar el uso de la bicicleta para los desplazamientos del personal laboral

El 50% de los viajes en coche en la ciudad son inferiores a 3 kilómetros lo que supone un tiempo de unos 10 min en bicicleta. Además de incentivar el uso de los servicios de bicicleta compartida que ya operan en muchas ciudades españolas se pueden generar políticas que promuevan el uso de la bicicleta para movernos por la ciudad cómodamente con cero emisiones de CO2.

Elegir vehículos de flota con motores eléctricos

Utilizar vehículos que funcionan con motores eléctricos mejora la eficiencia energética de los desplazamientos y, por lo tanto, permite reducir las emisiones de CO2. Además, genera otras ventajas estratégicas de índole tecnológica, económicas, de imagen corporativa e innovadoras.

Elegir vehículos de flota con motores híbridos

Utilizar vehículos híbridos que funcionen con dos motores, uno de combustión y otro eléctrico, reduce de forma considerable el consumo de combustible y, por lo tanto, las emisiones de CO2.

Calcular la huella de carbono de la organización

El cálculo de la huella de carbono es el primer paso para poder conocer las fuentes de emisiones de CO2 de ula organización. De esta manera, la huella de carbono permite identificar las medidas más eficientes a implementar para reducir las emisiones y consolidar la estrategia de acción frente al cambio climático.

Compensar la huella de carbono de la organización

Se puede ser "neutro en carbono" compensando la huella de carbono que no se ha logrado reducir realizando una aportación voluntaria de una cantidad económica a proyectos que consiguen absorber o reducir una cantidad de CO2 equivalente.

Reducir la huella de carbono de la organización

Al reducir la huella de carbono de la organización se reduce el impacto en el clima de la actividad. También se reducen los costes asociados al consumo de materias primas, de energía o de productos y, además, se genera un valor añadido en una sociedad cada vez más exigente en la acción frente al cambio climático.

Verificar la huella de carbono de la organización

Verificar la huella de carbono genera credibilidad al tener la garantía de un tercero independiente de que se ha calculado correctamente. Además, se genera un valor añadido para la marca en una sociedad cada vez más exigente en la acción frente al cambio climático.

Consumir productos y materias primas procedentes de materiales reciclados

El consumo de productos realizados con materiales reciclados tiene un menor impacto en el medio ambiente durante todo su ciclo de vida. Estos productos cumplen la misma o mejor función que un producto no reciclado y alcanzan las mismas o mejores cuotas de calidad y de satisfacción para el usuario. Generan menos emisiones de CO2 porque la mayoría de productos y materias primas procedentes de materiales reciclados necesitan en su obtención menos energía que los procedentes del medio natural.

Reducir el desperdicio de alimentos

El desperdicio alimentario supone un gran impacto en el medio ambiente y una enorme pérdida de los recursos necesarios para su producción: agua, superficie agrícola y energía. 

Casi un tercio de los alimentos, aproximadamente 1.300 millones de toneladas, que se producen al año en el mundo para el consumo humano se pierden o desperdician, según advierte la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO). 

En Europa se desperdicia entre 95 y 115 kilos de comida apta en buen estado España es el 6º país de la UE que desecha más alimentos,unas 7,7 millones de toneladas al año (21.000 toneladas diarias), según un informe del Parlamento europeo. Los españoles tiramos alrededor del 18% de la comida que compramos y desperdiciamos alimentos por valor de 11.000 millones de euros al año, lo que supone más de 32 kilos por persona. Además, un 45% de los productos desechados podrían haberse utilizado si se planificara, gestionara y almacenara mejor.

Principalmente, esto se debe a: la ineficiencia de las cadenas de suministro (infraestructuras y logística); la carencia de tecnología; la falta de destreza, conocimiento y capacidades de gestión de los agentes que intervienen en la cadena; y, las restricciones operativas que pueden derivarse de la normativa legal. 

El desperdicio alimentario es el tercer productor mundial de CO2 tras EEUU y China.

Solicitar a los proveedores la huella de carbono de sus productos

El cálculo de la huella de carbono es el primer paso para conocer el impacto de la actividad y reducir las emisiones de CO2. Solicitar a los proveedores su inventario de emisiones permite elegir entre ellos para reducir tu propia huella y transmitir la importancia de hacer frente al cambio climático a tu cadena de valor.

Trabajar con proveedores locales

El impacto para el clima de la producción local es, como mínimo, 5 veces menor que la producción deslocalizada. Además de reducir la huella de carbono de los productos, favoreces la economía local (hipótesis basada en datos de alimentos. TCO2/año actualización alimentos kilométricos. Dato INE empresas alimentarias).

Invertir en valores de compañías con políticas de reducción de emisiones de CO2

La modificación de la matriz energética y del modelo económico mundial basado en la inversión en energías fósiles son herramientas fundamentales para luchar contra el cambio climático. Destinando más de la mitad de la inversión verde a mejorar la eficiencia energética en todos los sectores y a expandir las energías renovables, incluidos los biocombustibles de segunda generación, el consumo energético mundial se reduciría en alrededor de 40% antes de 2030.

Seleccionar sistemas de refrigeración o climatización libres de gases fluorados

Los gases fluorados son generadores del calentamiento global en hasta 23.000 la cantidad equivalente de CO2. Ten en cuenta los diferentes tipos de refrigeración y las emisiones generadas en función de tus necesidades.

Dónde está CORPORACIÓN ALIMENTARIA PEÑASANTA S.A.:

Top