FCC Construcción

FCC Construcción, con la experiencia de 120 años de actividad, es la empresa que desarrolla la actividad constructora dentro del Grupo FCC. Sus actividades abarcan todos los ámbitos de la construcción, y es un referente en la ejecución de obras civiles y obras de edificación, tanto en el mercado nacional como en el internacional. FCC Construcción desarrolla asimismo proyectos en régimen de concesión y dispone de un conjunto de empresas filiales dedicadas al sector industrial, energético y actividades afines a la construcción (ingeniería, prefabricación, instalaciones, etc.).
¿Quieres ponerte en contacto con este establecimiento?
Madrid 28050
FCC Construcción se compromete a poner en marcha acciones ambiciosas dirigidas a frenar la emergencia climática y la reducción de sus emisiones de CO2, con el objetivo de contribuir así a la descarbonización de la economía y al cumplimiento del Acuerdo de París.

FCC Construcción inició su Estrategia de Cambio Climático en el ejercicio 2010, con el diseño e implantación de un protocolo para la cuantificación de las emisiones de Gases de Efecto
Invernadero en construcción. Desde entonces, la compañía elabora y verifica anualmente su informe de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), siendo la primera empresa  constructora española en haberlo verificado   y contando, desde 2012, con el certificado de la Huella de Carbono “Medio Ambiente CO2 verificado”, que acredita tanto la veracidad del cálculo como la inclusión de la gestión de los GEI en el Sistema y estrategia de la organización.

Esta iniciativa fue galardonada en 2012 con un accésit en la categoría “Gestión para el desarrollo sostenible” de los Premios Europeos de Medio Ambiente, concedidos por la Fundación Entorno.

Asimismo, en aras de fomentar la transparencia que nos caracteriza, FCC Construcción ha inscrito sus huellas de carbono de los años 2012 a 2016 en el registro de huella de carbono,  compensación y proyectos de absorción , creado en 2014 por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, actual Ministerio para la Transición Ecológica, siendo la primera empresa constructora que apareció en dicho listado público. 

FCC Construcción cuenta con un Plan de Reducción, a través del que nos comprometemos a aplicar una serie de actuaciones tendentes a reducir la emisión de Gases de Efecto Invernadero. De todas las medidas aplicadas, seleccionamos unas acciones dirigidas, que son son registradas, cuantificadas, reflejadas en los informes de emisiones anuales de la compañía y verificadas por entidad externa acreditada. Es lo que en FCC Construcción conocemos como  Buenas Prácticas ambientales ; su aplicación en obra supone que cada año dejen de emitirse una cantidad de emisiones. 

La implementación de las acciones dirigidas del Plan de Reducción ha supuesto la reducción del 5,1% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero totales para el período 2012-2015. Así pues, de forma global se ha cumplido el objetivo de reducción planteado en el Plan de Reducción 2012-2015, que consiste en que las emisiones evitadas en cada período supongan la reducción del 5% de las emisiones GEI totales cuantificadas para ese mismo período. Dado que son los primeros años en los que se realiza el seguimiento del objetivo de reducción, que se están produciendo cambios significativos en la contratación de obras en territorio nacional y que la definición de los límites operativos del inventario de emisiones GEI se ha visto modificada en los últimos ejercicios, se ha decidido mantener el mismo objetivo para el Plan de Reducción 2016-2020, habiéndose cumplido el mismo en los años 2016 y 2017.

Tras los acuerdos alcanzados en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015 (COP21) y de 2016 (COP22), creemos firmemente que una empresa responsable y comprometida como FCC Construcción debe posicionarse como agente fundamental en la definición de soluciones. Es por ello, que desde 2017 hemos empezado a aplicar las recomendaciones del grupo de trabajo de cambio climático de Financial Stability Board (TFCD, por sus siglas en inglés), que fueron presentadas en la cumbre del G-20 de 2017, estructurando los avances en torno al cambio climático en cuatro grandes bloques: “Gobierno”, “Estrategia”, “Gestión de Riesgos” y “Métrica y Objetivos”.

FCC Construcción realiza las siguientes acciones #PorElClima:

Usar electrodomésticos y equipos electrónicos de la clase energética más alta

Los equipos con etiquetado energético de la clase más alta son los más eficientes y pueden generar importantes ahorros en la factura eléctrica y menores emisiones de CO2. El menor consumo de energía a largo de la vida útil del electrodoméstico compensará el coste inicial, en algunos casos, superior.

Promover el uso del transporte público en los viajes del personal laboral

El coche privado representa el 16% del total de las emisiones de CO2 generadas en España. Esta cifra se puede reducir significativamente con el uso de transporte público, que es mucho más eficiente que el vehículo privado.

Calcular la huella de carbono de la organización

El cálculo de la huella de carbono es el primer paso para poder conocer las fuentes de emisiones de CO2 de ula organización. De esta manera, la huella de carbono permite identificar las medidas más eficientes a implementar para reducir las emisiones y consolidar la estrategia de acción frente al cambio climático.

Comunicar la huella de carbono a través de registros o bases de datos

La inscripción en registros o la comunicación de la huella de carbono en bases de datos contribuye a mejorar la transparencia en la gestión del cambio climático de la entidad. Existen diferentes herramientas como el Registro de la OECC o diferentes registros de CC.AA. que, en algunos casos, permiten obtener el reconocimiento oficial de la huella de carbono.

Reducir la huella de carbono de la organización

Al reducir la huella de carbono de la organización se reduce el impacto en el clima de la actividad. También se reducen los costes asociados al consumo de materias primas, de energía o de productos y, además, se genera un valor añadido en una sociedad cada vez más exigente en la acción frente al cambio climático.

Verificar la huella de carbono de la organización

Verificar la huella de carbono genera credibilidad al tener la garantía de un tercero independiente de que se ha calculado correctamente. Además, se genera un valor añadido para la marca en una sociedad cada vez más exigente en la acción frente al cambio climático.

Consumir productos y materias primas procedentes de materiales reciclados

El consumo de productos realizados con materiales reciclados tiene un menor impacto en el medio ambiente durante todo su ciclo de vida. Estos productos cumplen la misma o mejor función que un producto no reciclado y alcanzan las mismas o mejores cuotas de calidad y de satisfacción para el usuario. Generan menos emisiones de CO2 porque la mayoría de productos y materias primas procedentes de materiales reciclados necesitan en su obtención menos energía que los procedentes del medio natural.

Optimizar el uso de productos desechables

Los productos desechables generalmente tienen una vida útil muy corta y suelen estar fabricados con materiales como el plástico o el poliestireno cuyos procesos de transformación son intensivos en el consumo de energía y, por tanto, en la generación de emisiones de CO2. En el caso de usos continuados la mejor opción es el uso de productos reutilizables por su menor impacto en el clima.

Trabajar con proveedores locales

El impacto para el clima de la producción local es, como mínimo, 5 veces menor que la producción deslocalizada. Además de reducir la huella de carbono de los productos, favoreces la economía local (hipótesis basada en datos de alimentos. TCO2/año actualización alimentos kilométricos. Dato INE empresas alimentarias).

Seleccionar criterios de construcción eficiente y bioclimáticos a la hora de diseñar nuevas infraestructuras

El diseño de las infraestructuras puede generar una reducción considerable del consumo energético de la instalación y, por tanto, reducir las emisiones de CO2. Para ello es necesario implementar determinados elementos arquitectónicos para aprovechar el calor del sol y la ventilación natural, definir la mejor orientación o utilizar materiales de construcción adecuados.

Top