Publicado por Grupo Sampol

El Gemelo Digital para plantas de generación de energía, calor y/o frío consiste en realizar una réplica virtual de la central con el fin de realizar predicciones y optimizar así su funcionamiento, permitiendo reducir hasta en un 4,36% sus emisiones de CO2.

Grupo SAMPOL proyecta, construye y explota infraestructuras y plantas de energía de cogeneración (CHP), energías renovables y de gas-biogás para industrias, complejos hoteleros e infraestructuras públicas como aeropuertos, en las que el usuario final obtiene una energía más cercana, segura y eficiente.

Con el fin de mejorar el rendimiento de estas plantas de generación de energía, ha desarrollado el Gemelo Digital, que permite el control predictivo de la planta, la optimización de la misma y propone a su vez mejoras en el diseño gracias a la inteligencia artificial. Mediante una copia virtual idéntica de la planta, y por tanto customizada en cada caso, se muestra mediante una interfaz el funcionamiento previsto y ofrece sistemáticamente los datos disponibles de la planta. Esto permite ofrecer un servicio personalizado teniendo en cuenta la distribución, las distintas partes que la componen y la necesidad de generación de cada instalación, entre otras cosas.

Con la aplicación de esta iniciativa se ha comprobado que el coeficiente de rendimiento (COP) de la planta mejora de 5,26 a 5,04, lo que significa que, gracias al ajuste en las operaciones, la planta reduce un 4,36% sus emisiones de CO2.  Además, al facilitar el control de la planta y la coordinación de la misma, también se pueden desplazar los consumos a las horas más rentables, disminuyendo el coste de operación. En general, las ventajas de este sistema son:

  1. Mejorar el conocimiento sobre el funcionamiento de la planta, lo que permite optimizar y también ayudar a predecir el estado futuro de la producción.
  2. Impulsar el mantenimiento predictivo y disminuir los riesgos asociados.
  3. Reducir costes de operación y mantenimiento.
  4. Simular diferentes tipos de operación de la planta para promover mejoras en los distintos procesos.
  5. Testar la planta o una máquina en concreto a ciertas acciones que no son habituales y probar cambios concretos antes de llevarlos a cabo realmente.
  6. Alargar la vida útil de las instalaciones.
  7. Mejorar la ambiental de la empresa, reduciendo las emisiones de CO2 asociadas a la producción energética.

El desarrollo de aplicaciones en la industria 4.0 es fundamental para la creación de servicios de alto valor añadido. En España, el 11% de la electricidad nacional proviene de plantas de cogeneración y aproximadamente la mitad se consume en las fábricas asociadas junto con el calor necesario para los procesos productivos, por lo que el potencial de esta propuesta aplicada a estas operaciones puede contribuir significativamente a lograr los objetivos del Acuerdo de París.

Más información:

https://www.sampol.com/