Publicado por Redexis el Martes, 17 Noviembre 2020

Proyecto pionero en nuestro país, ya que es la primera integración de esta tecnología que se realiza en España.

Objetivos de la iniciativa

El objetivo de este proyecto es analizar la viabilidad de la implantación de una pila de combustible de hidrógeno en una Estación de Regulación y Medida (ERM) en la red gasista para la generación de electricidad y energía térmica, con funcionamiento autónomo a través del hidrógeno extraído del propio gas natural. Con este proyecto se estudia la posibilidad de integrar pilas de combustible de forma general en todas las instalaciones de la red de transporte y distribución de gas. 

A través de esta iniciativa, se busca probar esta tecnología pionera en diferentes condiciones de uso, que puedan ser variables, simulando su funcionamiento en condiciones y necesidades energéticas acordes con usos industriales o terciarios para estudiar su viabilidad y proceder a su implantación a gran escala en un futuro. 

El objetivo final de este proyecto es reducir el impacto ambiental y la huella de carbono de las actividades que realiza Redexis en línea con su compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente. 

Resumen de la iniciativa 

Redexis instala una pila de combustible de hidrógeno en una Estación de Regulación y Medida (ERM) en su gasoducto Bárboles-Sobradiel, en Zaragoza. Es la primera integración de esta tecnología que se realiza en España, lo que lo convierte en un proyecto pionero en nuestro país. Conllevará el diseño, desarrollo, ensayo y, en su caso, la validación de la utilización de una pila de combustible con caldera de condensación a gas en este tipo de instalaciones.

Una ERM tiene como principal función reducir la presión del gas natural que pasa de los gasoductos de transporte a una presión de 30 bar, a las redes de distribución con una presión inferior a 16 bar. Para ello se necesita energía eléctrica, pero con la instalación de la pila de combustible, se puede extraer el hidrógeno directamente del gas natural y, junto con el oxígeno disponible en el aire, generar electricidad y calor de forma autónoma para realizar este proceso. 

Con esta implantación, Redexis busca generar electricidad y calor utilizando una energía limpia como el hidrógeno en su ERM para reducir el impacto ambiental de sus actividades y contribuir a reducir la huella de carbono que se produce. Las pilas de combustible de hidrógeno son altamente competitivas y reducen tanto el consumo de energía como las emisiones de gases y partículas. Para autoconsumo de electricidad y aprovechamiento térmico suponen una eficiencia eléctrica de hasta el 60% y de más del 90% si se combinan con la generación térmica.

Se conseguirá reducir sustancialmente las emisiones de CO2, eliminando igualmente la emisión de otras sustancias nocivas para el medioambiente como partículas, óxidos de nitrógeno (NOx) y azufre (SOx), en comparación con otras formas de energía fósiles como el gasóleo o la biomasa en procesos de generación térmica.

Con este proyecto, Redexis ha integrado una tecnología que ya goza de una gran implantación en países como Japón o Estados Unidos, y que espera suponga un gran paso para la incipiente llegada de la misma a Europa y, más específicamente, a España.

Capacidad de reducción o absorción de CO2 

El uso de esta tecnología y la posibilidad de su implantación de forma inmediata en las actuales infraestructuras energéticas existentes permite reducir sustancialmente las emisiones de CO2. 

Las pilas de combustible transforman la energía química en energía eléctrica de forma directa y sin originar ningún tipo de combustión a través del hidrógeno, por lo que constituyen una energía totalmente limpia. Por ende, son una opción fiable y eficiente que permite reducir las emisiones de gases nocivos. 

Por encontrarse en su fase inicial y no disponer aun de resultados ni mediciones, Redexis no ha podido aún calcular la capacidad de reducción de CO2 de este proyecto. Aun así, se tiene constancia de que las pilas de combustible basadas en el hidrógeno no producen emisiones en los lugares en los que se utilizan. Es por esto por lo que el uso del hidrógeno para generar calor y electricidad a través de pilas de combustible podría eliminar en un futuro las emisiones de CO2 en el sector energético, al existir la posibilidad de capturar el mismo cuando se produce a partir de energías como el gas natural. 

La utilización de pilas de combustible de hidrógeno permite la generación de energía de forma limpia, pudiéndose además localizar cerca de los lugares en los que éstas se van a utilizar para aprovechar al máximo el calor generado.

¿La iniciativa está alineada con la estrategia de reducción 1,5 ºC?

Con este proyecto se conseguirán reducir significativamente las emisiones tanto de gases como de partículas, destacando principalmente la reducción de CO2, NOx y SOx, lo que limitaría el efecto invernadero y estaría alineado con los objetivos de la Comisión Europea de reducción de 1,5º. 

En el Acuerdo de París del año 2015 se adoptó un acuerdo global sobre el cambio climático que fue ratificado por la Unión Europea en octubre del año 2016. El objetivo es que el incremento medio de la temperatura del planeta no supere los 2ºC respecto a los niveles preindustriales y que, en la medida de lo posible, se hagan esfuerzos para que esta cifra no sea mayor de 1,5º. Para alcanzar este objetivo, los países deben informar de sus propuestas y objetivos nacionales de reducción de emisiones, estableciendo la necesidad de alcanzar la neutralidad climática de emisiones para 2050 en el continente europeo.